¿Quieres saber mas? inscribete en nuestro sistema de novedades y ofertas y te mantendremos informado 

Comencemos por el principio: lo primero que debes saber si quieres convertirte en una bruja es que no tienes por qué venir de una familia bruja, tener dones desde el nacimiento o ser tocado por los dioses. Nada de eso. La bruja se hace, no se nace.

Absolutamente todos tenemos las mismas posibilidades de serlo, es solo cuestión de estudio y practica, ya que todos somos seres espirituales encarnados en un cuerpo humano. Lo que quiere decir que nada te diferencia de las personas que «nacen con dones». Tú también naciste con esa capacidad, solo que en algún momento se cerró y ahora es el momento de abrir esa puerta.

Ahora bien…. ¿qué es ser un «brujo» o una «bruja?

Hay corrientes que diferencian el término brujo/a de mago/a incluso de hechicero/a. Y esto es correcto, ya que son cosas diferentes. Incluso dentro de esta misma terminología hay diferentes vertientes; por ejemplo no es lo mismo una bruja moderna que una bruja tradicional.

Así, desde un punto de vista más tradicional, podríamos definir la brujeria como el conjunto de prácticas populares, e incluso supersticiosas, que tienen un fin esotérico a través de herramientas y rituales rudimentarios, como puede ser la sanación a través de plantas.

Sin embargo, y contra todo sentido común, lo que entendemos como «brujería» a día de hoy realmente es una evolución de la Alta Magia medieval, reservada a magos y eruditos en una época donde el conocimiento era más limitado. Es de esta «Alta Magia» donde se estandariza el uso del «altar», que es donde se inspirarían las corrientes de brujería modernas a la hora de desarrollar su propia magia en lo que conocemos como la «Baja Magia» o corrientes como la Wicca.

Ética y moral

Primero hablemos de ética. Absolutamente todo acción, conlleva una reacción. Esto es lo que conocemos como causalidad, karma o ley de causa-efecto, y que concretamente en el caso de la brujería se rige por leyes espirituales.

Cuando incidimos en la ética de un brujo o una bruja no es por el simple capricho de cuestionar sus decisiones o rituales. No. Lejos de esto, estamos hablando de qué es lo que «impulsa» la magia de esa persona, pues dependiendo de cuál sea la naturaleza de sus impulsos, el resultado puede ser uno u otro, y, por supuesto, tendrá una serie de consecuencias que pueden volverse en contra de la bruja provocando sufrimiento o, en caso de que sea una acción virtuosa, puede traducirse en bienestar.

De este modo, antes de comenzar un ritual, la pregunta debe formularse de forma automáticamente en tu mente: «¿Qué es lo que me mueve a hacer este tipo de magia?». Si lo que te motiva es el odio, la rabia, la envidia o algún tipo de emoción negativa más sutil (como puede ser la avaricia de tener a alguien), deberías considerar que quizás no sea el mejor momento para involucrarte en ese ritual en concreto.

Si por el contrario, lo que te motiva es generar alegría, felicidad, paz o armonía (sea para ti mismo, o para otras personas), puedes considerar que quizás sí que se trata de un ritual que merece la pena realizar (aunque más adelante profundizaremos para comprobar si de verdad esa motivación es 100% honesta).

¿Qué sucede si tu práctica es deshonesta y provoca algún tipo de sufrimiento? Básicamente el universo tenderá a equilibrarse y dicho sufrimiento será devuelto para que podamos experimentar por nosotros mismos las consecuencias de nuestros actos.

Más lecciones sobre Brujería

La Energía en Movimiento

Hacer magia no es más que movilizar energía con un fin concreto. Dicho de otra forma, no siempre requiere de todo el proceso o puesta en escena propia de un ritual.

Normalmente con tu propia e-moción (energía en movimiento) estás haciendo que una corriente energética viaje hacia algún lugar para hacer algo. A veces ese deseo borboteante dentro de ti sale como un volcán, disparado hacia algún lugar en concreto o quizás hacia todos lados y distintos eventos comienzan a manifestarse en relación a esa energía que has estado irradiando.

Esto puede provocar que lo que has deseado por efímero que fuera el momento puedas conseguirlo, tanto para bien como para mal, de ahí que sea tan importante tener una buena ética y moral, si no quieres ir lanzando energía negativa a todo el mundo.

Ahora bien, ¿cómo conseguimos contener esa energía negativa que todos tenemos dentro para que no salga al exterior?

Trabajo de sombras

Esto no es ni mas ni menos que trabajar tu interior, tus zonas oscuras, tus problemas, traumas y manías, en definitiva entenderte por dentro y poder disolver esas partes para transformarlas en algo mucho mejor.

Mejorar con el tiempo como persona, te llevará a ser tanto mejor persona como mejor bruja, ya que como dice Carl Gustav Jung «Quien mira afuera sueña, pero quien se mira adentro despierta».

¿Pero cómo se hace ese «trabajo de sombras»?

Esta es una cuestión muy personal y que cada persona encuentra su manera. Hay algunos cursos para tener herramientas que te ayuden a gestionar los problemas y una de las mas conocidas es la PNL (Programación neurolingüística), la biodescodificacion, terapia Gestalt, hipnosis, toda la rama de terapias dentro del Mindfulness y muchas otras mas, aunque hay alternativas como la meditación o simplemente la interiorización.

Al final el trabajo de sombras consiste en ser honesto contigo mismo y no reprimir tus zonas oscuras, entenderlas y abrazarlas. Y si se te da bien interiorizar y preguntarte el por que de esos comportamientos o eventos, puedes lograr grandes avances. Te dejo una serie de videos acerca del trabajo de sombras que pueden ayudarte.

Los pilares de la magia

Según los autores que leas te darán unas definiciones u otras, cada uno te dirá que lo importante para realizar magia es la intención, otros que si definir tu objetivo, quizás escuches que es sentirlo… Para mí los pilares de la magia son 3, entendiendo los pilares como lo que necesitas para movilizar energía:

  • Intención: con tu intención le estas diciendo al universo hacia donde te gustaría dirigirte, pero con esto aun no te estás dirigiendo, solo le estas diciendo «me gustaría ir hacia aquí». Pero LA INTENCION NO ES LO QUE CUENTA. Tu intención puede ser lo más buena y pura del mundo, pero puede destruirlo todo si la enfocas mal, y no conocer una ley, no te exime de ella. Por tanto revisa bien qué vas a pedir y cómo afectará a los que te rodea. Por ejemplo, realizar un amarre puede tener una buena intención de volver a estar con tu pareja, pero la realidad es que esa persona estará esclavizada y obsesionada contigo y eso no es amor, es una relaciona muy toxica, que tiene 0 probabilidades de que acabe bien.
  • Atención: Esto te permite llevar tu energía hacia un lugar en concreto. Allá donde pongas tu atención pondrás tu energía. Esto quiere decir que si tu atención está en lo que tienes que hacer después del ritual, o si puede entrar tu madre en la habitación mientras estas haciendo un hechizo, o simplemente estas absorto en otras cosas, la energía estará dispersa en esos temas y no será efectivo tu acto mágico. Por tanto siempre que vayas a realizar un ritual tienes que estar presente en lo que estás haciendo.
  • Voluntad: Todos tenemos voluntad, pero lo vemos como algo abstracto. Básicamente la voluntad es el fuego que hace que se movilice la energía de una determinada manera, mas bien es lo que ordena al universo, reconstituirse y como tiene que hacerlo para que tu petición se cumpla. Si tú no tienes voluntad de querer un coche, solo lo haces por pedir algo, entonces la fuerza con la cual emanarías energía a través de tu atención será mínima, por mucha intención que tengas de tener ese coche, no hay nada que te mueva por dentro para tenerlo mas allá del ego. Tener voluntad de hacer algo significa ordenar al universo que se alinee con tu petición para que eso se cumpla, así que aprovecha esa oportunidad.

A veces pueden utilizarse distintas palabras para decir estos tres puntos, según la línea que veáis, habrá autores que estén deacuerdo y otros desacuerdos, pero bajo mi experiencia es lo que mejor me ha funcionado a lo largo de mis años de practica.

Leyes espirituales

Bien. Llegamos a un punto complejo, ya que hay leyes muy conocidas y que funcionan pero a veces algunas pueden fallar o incluso parece que funcionan pero realmente tiene una explicación mas lógica.

Lo recomendable en este caso es utilizar y dejar de utilizar dichas leyes según sea lo más oportuno y conveniente en cada momento de tu evolución. Así encontramos leyes como la de Kybalion, que independientemente de si son reales o no, os recomiendo usarlas y basaros en ellas para entender mejor el universo que os rodea y como funciona. Aunque puede que en un futuro estas leyes os dejen de servir y toméis otras como referencia, y eso está bien, no pretendáis tener siempre el mismo patrón mental. Con el tiempo, iréis descubriendo cosas que os invitara a disolver antiguas creencias para coagular unas nuevas.

La ley de la cual quiero hablaros hoy porque me parece la más importante es la llamada Ley Natural. Esta ley te dice que el universo tiene un equilibrio natural y todo lo que hagas desequilibra esa balanza. En la mayor medida en que toques esa balanza, esta se compensara con mayor o menor fuerza. Cuando desequilibramos esa balanza comúnmente es porque estamos haciendo algo que implican a otras personas, que es comúnmente lo que llamamos el libre albedrio, por tanto todo acto que interfiera en el libre albedrio de otra persona, hace que el «equilibrio», es decir, la capacidad de libre decisión de los seres del universo se rompa, y el universo encontrara una manera de llevarte ahí de nuevo, a veces ocurre de la misma manera, es decir, si robas, te robarán, mientras que otras veces ocurre de maneras más estrepitosas porque no nos damos cuenta de que hemos desbalanceado de mas el equilibrio.

Esto es el por qué no deberías de realizar magia negra, porque estas descompensando la balanza. No obstante, el universo contempla que tú equilibres al balanza como un acto de acción-reacción, es decir si alguien te realiza magia negra, estás en todo tu derecho de defenderte al igual que si vienen a pegarte por la calle.

¡Pero ojo! «Defenderse» no quiere decir contraatacar devolviendo la misma cantidad de ira o rabia (que entonces volvería a ti de vuelta). Más bien quiere decir tomar todas las medidas cautelares y la prudencia necesaria para reducir el posible daño que esa persona pueda realizar o para prevenir que esa circunstancia no vuelva a suceder.

Asimismo, lo que no contempla la ley natural, es que devuelvas eso con mas ira, odio, o rabia, ya que no estarías enviando de vuelta exactamente la misma cantidad de energía, y eso rompería el equilibrio haciendo que vuelva a ocurrirte algo para equilibrar la balanza.

Al final todos estamos conectado en esta maraña que es el mundo y todos nuestros actos o no actos se interconectan de igual manera, por lo que hoy puede hacerte algo una persona y tú devolvérselo con ese toque de ira y mañana el universo te lo equilibra con otra persona nueva que simplemente tiene ira en su interior y puede devolvértelo. Por eso, el trabajo de sombras, la ética y la moral, han de ser impecables.

Conexión con la naturaleza

Es muy importante conectarte con la naturaleza que te rodea y no solo física o literalmente, sino también con los ciclos tanto internos tuyos como ser humano, como los de la tierra, como las fases lunares, cambios de estaciones y eventos astrológicos. A menudo se les exige a las brujas que tiene que celebrar los sabbats y los esbats, pero no tienes por qué hacerlo si no quieres.

La meta final de esas festividades es conectarte con los ciclos para que tú estés conectada contigo misma, para una mejor vida. Es importante recordarlo porque si no te nace celebrar esas fiestas, no tienes por qué. A veces puede ser solo poner decoración, otro año puedes sentir que te apetece hacerlo y quizás al siguiente puede que solo uno o dos.

Al igual que la tierra tiene ciclos, nosotros tenemos ciclos en los que en el año estamos más activos, o nos ponemos enfermos con más facilidad. Nos llega o se va el dinero, nos sentimos mas tristes, tenemos la menstruación, etc. Conocer estos ciclos te da poder para que los que te interese elevarlos y sentirlos o vivirlos mas, como los buenos momentos o momentos mas prósperos utilizarlos en tu beneficio y prepararte para los momentos que tienen tendencia de ser peores para ti.

Herramientas magicas

Hoy en día esto se ha transformado en un imprescindible de la brujería. No obstante realmente no es necesario como tal tener estas herramientas. Son de gran ayuda y se usan para canalizar e integrar mejor la energía de los elementos, pero dentro de ti ya tienes esos elementos, por tanto estaría bien que independientemente de si usas herramientas o no, aprendas a reconocerlos dentro de ti.

Si no tienes muchos recursos no te preocupes, puedes construirte las herramientas mágicas con poco, ya que ante todo son algo simbólico:

Click para saber mas sobre herramientas